A estas alturas del año, y recién clausurado el Mobile World Congress de Barcelona 2009, no es una sorpresa que al fin van a llegar a España dos Sistemas Operativos de móviles de los más potentes del mercado por encima del Windows Mobile y Symbian, y como competencia directa del IPhone, y de la BlackBerry Storm. Me refiero a Android y a Plam webOS, y a sus dispositivos hardware más destacados HTC Magic y el propio Palm Pre.

 

Varios Smartphones con sus SO respectivos

Potencia, eficiencia y una experiencia de usuario mejorada, es lo que ofrecen el HTC con Android y la nueva Palm. Tienen procesadores rápidos, características hardware altas, cámaras, WiFi, Bluetooth, 3G, pantallas táctiles capacitivas, GPS y muchas cosas más, como la integración de diversas redes sociales como Facebook, Flickr, AIM o Messenger.

Bueno, pero todo esto ya lo tienen el IPhone y la BlackBerry desde el año pasado o incluso antes fuera de España. ¿Acaso llegan tarde estos dispositivos? ¿Hay mercado para tantos dispositivos de alta gama y precio elevado? Y lo que más me preocupa a mi: ¿Qué va a ser de los desarrolladores de aplicaciones móviles, no podrán reutilizar nada, excepto sus ideas, para crear contenidos avanzados para los diversos dispositivos? La respuesta a estas preguntas es un tanto incierta, sólo el tiempo nos dirá quien es el ganador en la carrera por ser el smartphone más vendido del siglo XXI.

Pero volvamos al principio, y a mi afirmación de que este año veremos lo que son posiblemente los sistemas operativos de móviles más potentes hasta la fecha. Tanto Android como Palm Pre-basan su eficacia en que son sistemas especialmente diseñados para el hardware móvil y las necesidades de este siglo, siendo su gran ventaja el hecho de no tener que heredar una estructura de un sistema anterior (como le sucede a Windows Mobile o a Nokia y SonyEricson con Symbian).

Pero la gran potencialidad de estos sistemas está en que ambos se basan en la filosofía de software libre. Android esta programado en una versión del bien conocido Java, y Palm webOS sobre Linux y Mojo una nueva tecnología basada en HTML5, CSS y JavaScript (lenguajes también muy conocidos por los desarrolladores y esto hace sin duda mucho más fácil la programación de aplicaciones). El uso de estas tecnologías de Android y Palm webOS no sólo se limita a su base de SO, es la promesa de ambos que todos los servicios que soporta podrán ser accedidos por las aplicaciones. Es decir, en principio se podrán crear aplicaciones que puedan explotar toda la potencialidad de los dispositivos: GPS, Bluetooth, cámaras… cosa que no sucede por ejemplo en el IPhone. Pese a todo no hay que ser ingenuos, seguro que caparán opciones bajo la premisa de la seguridad, y la intención de evitar aplicaciones víricas que envíen mensajes masivos a nuestra costa (que tampoco es algo deseable).

Por mi parte, decir que hoy por hoy no existe un smartphone mejor que otro, sino uno que se ajusta mejor a nuestras necesidades. Y lo que siempre digo, si nuestra necesidad es simplemente llamar y mandar un mensajito que otro, no malgastéis tiempo y dinero, compraros un teléfono simple, planito, rápido y que le dure mucho la batería.