Observando la realidad del mercado de ventas de smartphones, a finales de este año 2011 prácticamente la mitad de los teléfonos móviles serán de este tipo. Observando las ventas a nivel mundial (en España los porcentajes de ventas son similares) cabe destacar que Android se posiciona como el sistema operativo que más se extiende y crece.

 

Symbian se mantiene en segundo lugar, pero tras el acuerdo entre Nokia y Microsoft para que los dispositivos Nokia incluyan el sistema operativo Windows phone, el futuro de Symbian puede ser oscuro, y el salto de dispositivos con el sistema operativo de Microsoft se espera que sea notable el próximo año y supere a los dispositivos Blackberry (RIM). iOS (el Sistema Operativo del iPhone, el iPad y el iPod touch de Apple) se encuentra en un sólido tercer lugar.

Nos encontramos por lo tanto ante una diversidad anunciada que nos obliga a tener en cuenta tecnologías de desarrollo distintas en el momento de establecer la estrategia de nuestros proyectos, por no hablar de versiones diferentes y características físicas distintas dentro del mismo sistema operativo.

Teniendo en cuenta todo esto, realizar aplicaciones específicas para cada plataforma es una opción de presente, dependiendo del tipo de aplicación que se va a desarrollar y del perfil del usuario al que nos dirigimos. Los usuarios de iPhone porcentualmente compran más aplicaciones que los de Android, Symbian o Blackberry, pero conseguir grandes beneficios directos derivados de la venta de estos desarrollos para plataformas específicas (o varias en paralelo) es realmente complicado, ya que para destacar en repercusión (y ventas) se ha de plantear un desarrollo “caro” como el de algunos juegos, o representar un servicio útil y con una idea de negocio detrás de bastante alcance, como whatsapp, aunque hay algunas excepciones, claro. En cualquier caso también hay que tener definida una estrategia de difusión y marketing (tradicional y en redes sociales) que también tiene un coste.

Si hablamos de futuro, podemos prescindir de las limitaciones que plantean las tiendas de venta de aplicaciones y optar por la opción natural de futuro: html5.